Sanando tu Niño Interior mejoras tu Autoestima

¿Qué es el niño interior?

En psicología se suele llamar niño interior a ese niño que fuiste y que de alguna manera aún sigue latente en tu interior. Todas las vivencias que tuviste en tu infancia son parte de ti y han formado tu manera de ser, de pensar y de sentir.

Necesidades básicas del niño

Los niños pasan por diferentes etapas de desarrollo con necesidades distintas en cada una. Los primeros siete años son cruciales para desarrollarse de manera sana.

Las necesidades básicas de un niño son:

  • Saberse importante para sus padres.
  • Ser amado incondicionalmente tal como es.
  • Sentirse seguro.
  • Tener buenos referentes.
  • Confianza.
  • Libertad para ser y hacer.
  • Socialización.

Expondré un ejemplo para que puedas entender cómo funcionamos.

En el caso no haberte sentido importante para tus padres o alguno de ellos, en ti se instala la idea de no ser importante. Este pensamiento provocará emociones negativas que te llevarán a actuar de cierta manera.

El mapa de la persona que tiene esta herida girará entorno a Soy importante o no lo soy. Lo que se traduce en qué hago para serlo o cómo lo hago para no ser importante.

Esta creencia puede llevar a la persona a tratar de ser la más importante para los demás o en su extremo, pasar desapercibida entre la gente.

Y no solo en relación a los demás, también tendrá consecuencias a nivel personal: “Soy importante o no soy importante”.

Todo lo que haga o sienta la persona girará entorno a ser importante o no. Obviamente, esta creencia repercutirá en la vida de la persona buscando ser importante o no serlo.

Una persona que no se sintió importante en su infancia puede dedicar su vida a ser importante de alguna manera.

¿Qué necesidad faltó en tu infancia?

En relación a las necesidades básicas del niño, se crean las heridas emocionales que llevamos en nuestro interior.

Principales heridas del niño interior

  • Rechazo
  • Abandono
  • Culpabilidad
  • Desconfianza

Cuando tenemos una herida nos volvemos hipersensibles a ella. ¿Qué quiero decir?

Si nuestra herida es de rechazo, seremos susceptibles al rechazo. Cualquier gesto o comentario de otra persona nos hará sentir rechazados, aún cuando no sea así. Y cuanto más íntimo sea el vínculo con esa persona, más sensible seremos.

Cuando alguien o algo toca nuestra herida, se activan todos nuestros mecanismos de defensa. Estos pueden ser, desde ponerse a la defensiva, como sentirse lo peor y hundirte en el lodo a hacer cualquier cosa por no ser rechazado o incluso ser tú el que rechaza.

Estos son solo ejemplos, cada persona debe tomar conciencia de su herida y conocer cómo responde cuando se abre.

¿Cómo reaccionas cuando se abre tu herida? ¿Eres consciente de tu herida?

Consecuencias de nuestro niño interior herido

Tener un niño interior herido nos afecta en varias áreas de nuestra vida:

  • La pareja, siendo dependientes o codependientes (jugar roles).
  • Agresividad (incluida la pasiva).
  • Narcisismo y egoísmo.
  • Desconfianza (ya sea en nosotros mismos, en los demás o en la vida).
  • Actitudes introvertidas y extrovertidas como defensa.
  • Creer en las fantasías que creas en tu mente.
  • Adicciones.
  • Distorsión del pensamiento.
  • Conciencia emocional y reacción a ellas.
  • Vergüenza tóxica: ser imperfecto e inadecuado.

¿Qué es la Autoestima?

Es el concepto que tienes de ti y la convicción personal de tener valor como persona. Este autoconcepto engloba:

  • La confianza en uno mismo
  • La autoaceptación.
  • La imagen de ti mismo (cómo te ves físicamente, tus aptitudes, etc)
  • Tu yo ideal (cómo te gustaría ser)
  • El amor que te tienes.
  • Saberte digno de ser amado.

Todos estos puntos tienen que ver con las experiencias que tuvimos de niños. Como podrás ver, las necesidades del niño están totalmente relacionadas con los aspectos que implican la autoestima.

Si confiaron en nosotros y vivíamos en un entorno confiable, la confianza no será un problema en nuestra vida. En cambio, si no sentíamos que había confianza, nos volveremos suspicaces y nos infravaloraremos.

Somos el resultado de lo que vivimos, pero eso no tiene por qué ser siempre así.

Podemos decidir ser quienes queremos ser.

Es por eso que nuestro niño interior herido afecta directamente a nuestra autoestima. Sanando nuestras heridas podemos cambiar nuestra vida o la manera de vivirla. Una misma situación que antes te afectaba dramáticamente, hoy puede hacerte reir.

¿Qué aspectos te gustaría mejorar de ti o tu vida?

Si quieres mejorar tu autoestima o romper con patrones limitantes, sigue leyendo aquí.